Recap: ‘The Handmaid’s Tale’ 1×07

recap The Handmaids Tale 1x07
The following two tabs change content below.
Chica amante de series y enamorada de internet. Fangirl de póster y un poco.

Después del más que chocante capítulo de la semana pasada y esa gran revelación final, nos tocaba ver qué había pasado en el otro lado de la historia, y así ha sido. Así que vamos a empezar con este séptimo episodio de The Handmaid’s Tale.

En este capítulo, hemos podido ver toda la historia desde que June y Luke abandonaron su casa, hasta que se separaron y el posterior viaje de Luke hasta Canadá y el día de hoy. He de reconocer que ha sido el capítulo que menos me ha gustado, pero tiene su por qué.

Vale, teníamos que conocer qué era lo que había pasado con Luke desde que se separó de su mujer para que explicaran cómo es que aún está vivo. Me ha gustado ver la historia desde otro punto de vista porque ha cambiado un poco la dinámica de la serie. Pero, precisamente porque ha cambiado la dinámica de la serie, me ha dejado un poco igual.

Hasta este capítulo, todos me habían impactado mucho en algún momento de los 45 minutos. Sin embargo, no he encontrado ningún momento impactante que me haya hecho saltar del asiento. Me ha dejado completamente indiferente.

A pesar de eso, hemos visto unas cuantas cosas bastante llamativas. La primera y más heavy de todas ha sido, por supuesto, la escena de la iglesia con todas esas personas colgando. No es la primera vez que vemos gente en la horca en esta serie, pero, aun así, ha sido un momento impactante de ver.

Nota: la estatua creepy me va a traer pesadillas.

Por supuesto, otro momento de lo más curioso ha sido ver a una monja y a un gay ayudándose en este mundo en el que se ha convertido Estados Unidos. Me ha demostrado que aún hay gente buena en Gilead y me da cierta esperanza, como un pequeño rayo de luz, de que algo bueno se puede levantar del país.

Ya en el final del episodio, me ha parecido interesante cómo está organizado lo que queda del Estados Unidos pasado en Canadá. La escena de Luke a cámara lenta pasando por el pasillo lleno de fotos de gente desaparecida me ha bajado bastante el ánimo. Pero, la esperanza que aún alberga la gente de volver a encontrarse con los suyos me parece muy admirable y simplemente espectacular.

Pero, para bien hecha, la escena final de Luke. Esos planos cortos, que en algún momento podían parecer borrosos, mostraban a través del óptico de la cámara las lágrimas de esperanza y de alegría al saber que la persona que más quieres en el mundo aún sigue viva, y sabe que estás ahí. El cambio en el semblante de Luke es claro: de alegría a determinación. A partir de ahora, va a estar las 24 horas del día pensando en cómo volver a Gilead para reencontrarse con su mujer. A pesar de que no sabe dónde está su hija, esto es un gran impulso para él, cosa que no muchos tienen la oportunidad.

Como ya he dicho, no ha sido un episodio que me haya parecido que tenga cosas mucho más remarcables, pero no podía escaquearme una semana sin hacer resumen. Eso sí, me pregunto cómo va a actuar ahora June con Nick sabiendo que su marido está vivo y cómo va a afrontar las cosas dentro de la casa.

Espero que la semana que viene nos traigan mucho más y mejor.

Sobre Claudia's Word 17 artículos
Chica amante de series y enamorada de internet. Fangirl de póster y un poco.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*