#Curiosidades: Matt Jamison es Job en el 2×05 de ‘The Leftovers’

Matt Jamison es Job en el 2x05 de 'The Leftovers'
The following two tabs change content below.
Tengo 24 años, me apasiona la lectura, el cine y las series y soy graduado en relaciones laborales y recursos humanos por la universidad de Cádiz.
Esta nueva publicación tratará sobre la referencia bíblica existente en el capítulo quinto de la segunda temporada de ‘The Leftovers’. Como ya sabréis quienes habéis seguido dicha serie, en cada capítulo Damon Lindelof acostumbra a hacer alguna referencia bíblica con mayor o menor claridad desde el primer al último capítulo de la serie y es así como en este capítulo de la segunda temporada llamado ‘Sin habitaciones’ la referencia bíblica es de forma muy clara a Job. Los motivos por los que he llegado a dicha conclusión los expondré a continuación:
¿Por qué Matt Jamison representa a Job en el 2×05?
Job en la Biblia es un personaje con la consideración de profeta que vive en la Tierra de Uz, y que aparece sometido tanto en el Tanaj como en el Antiguo Testamento por parte de un ángel caído y con autorización previa de Dios, a una prueba extrema de fe la cuál superará con éxito y manteniendo intacta su fe en Dios.
Por su parte, Matt Jamison es un personaje que predica la palabra de Dios allá por donde va (como hacen los profetas y santos, es decir, como hacía Job), que vive en ‘Miracle’ y que aparecerá sometido durante prácticamente toda la serie a una serie de pruebas de fe en Dios las cuales aunque por momentos conseguirán hacerle dudar, acabará pasando con éxito manteniendo intacta su fe en aquello que predica al igual que le sucediera a Job.
Pero no son solo estas algunas de las pistas que en la serie se nos da para que seamos capaces de llegar por nosotros mismos a la conclusión de que Matt Jamison representa durante muchos capítulos a Job, sino que en el capítulo quinto de la segunda temporada, en una de esas noches en las que el reverendo duerme junto a su esposa ante la atenta mirada de la cámara que el mismo ha instalado en su dormitorio, Matt dirá a su esposa entre los minutos 6 y 8:

“Estuvistes despierta tres horas y no sé por qué te volvistes a dormir. ¿Es esto una prueba? Esto no es justo, no puedes darme eso y luego volver a quitarmelo”

Esa pregunta que Matt hace a su esposa Mary acerca de si es una prueba aquello por lo que está pasando nos recuerda a las pruebas que Satán pone a Job y las cuales por ser reverendo y ser como dirá más tarde en el capítulo ‘El libro de Job’ su favorito, Matt conoce y piensa que le pueda estar ocurriendo a él.
Pero como ya he dicho, no será esta la única de las pruebas que durante el capítulo se le aparezca al pobre Matt para comprobar ya no solo su fidelidad a Dios sino también los límites de su propia paciencia, ya que solo minutos después de esta primera prueba del capítulo, se nos mostrará como cuando Matt está orinando en el centro médico donde están evaluando los daños cerebrales a su mujer, suena su móvil con un tono de ‘Aleluya’ y debido a que tiene sus dos manos ocupadas éste acaba cayendo ante su enfado e impotencia en el w.c
Finalizadas y aprobadas dichas pruebas, el capítulo avanza y se nos muestra como Matt tras recibir con tremenda alegría y devoción la noticia del embarazo de su mujer, lo cuál cree que es prácticamente un milagro, mientras conduce feliz hacia ‘Miracle’, fruto de su estado de ánimo y amor al prójimo, decide estacionar a un lado del arcén para ayudar a un conductor o como dice en la serie el propio Matt, “Un pobre hombre”, a quien se le parece haber estropeado el coche. Y es aquí donde el capítulo nos vuelve a mostrar como Matt sufrirá una nueva prueba la cuál pasará a pesar de casi agotar Satán con ella los límites de su paciencia ya que Matt descubrirá que quien parecía ser un hombre en apuros, no era más que un estafador que consigue robar la pulsera que les permitía la entrada en ‘Miracle’ a él y su esposa.
Una vez que han sido robados y ante la imposibilidad de continuar su viaje hacia ‘Miracle’ en coche, Matt decide afrontar esta nueva dificultad añadida y caminar para llevar a tiempo a su esposa a casa ya que tanto Mary como él creen que de pasar mucho tiempo fuera del parque donde viven, el hijo que esperan podría fallecer. Sin ningún tipo de dudas, ésta es otra de las pruebas o dificultades con las que Matt tendrá que lidiar y superar sin perder la esperanza ni la fe en Dios durante el capítulo.
Acabado el fatigoso trayecto que recorren andando la pareja y una vez que se encuentran finalmente en las oficinas de entrada a ‘Miracle’, Matt verá como por no tener sus pulseras, los trabajadores del parque les negarán la entrada al mismo, o lo que es igual, verá como Satán vuelve a darle un nuevo revés poniendo a prueba su fe y paciencia. No obstante y a pesar de la negación de los vigilantes o el cuestionamiento que John (Representación de Satán en este capítulo) hace acerca de la versión oficial que el reverendo narra del embarazo de su mujer, Matt a pesar de mostrarse en un primer momento dubitativo, se mantiene firme en su postura y fe y decide renunciar a contar la historia que John pretende imponerle, rechazando así también a un alto precio la ayuda en forma de pulseras que éste último prometía darle a cambio de renunciar a ‘su verdad’.
Tras comprobar que no puede ser admitido en ‘Miracle’, Matt junto a su esposa Mary decidirán afrontar la nueva dificultad/prueba a la que se ven sometidos pasando un tiempo en el campamento que se ha formado en las afueras de ‘Miracle’ mientras buscan una nueva solución para conseguir entrar en ‘Miracle’. Es así como el reverendo en una emocionante y conmovedora frase dicha a su esposa, muestra que al igual que Job, nunca perderá la fe en Dios:

“No pasa nada, hallaré el modo. Él nos lo mostrará”.

Pero como dice el propio Matt a su esposa, ‘Dios’ le acaba mostrando el camino hacia una caravana donde vive una anciana junto a su hijo la cual promete darle el dinero que le falta para poder entrar en ‘Miracle’ si a cambio pasa la prueba respondiendo a unas preguntas religiosas y accediendo a darle un golpe ‘salvador o redentor’ a su hijo en la espalda mientras grita Bryan. Matt accede a contestar dichas preguntas y a dar el golpe redentor a su hijo para conseguir el dinero que necesita para poder llegar por un camino oculto a ‘Miracle’.
Como considero relevantes algunas de las preguntas y respuestas religiosas que Matt ofrece a la vieja porque ayudan a identificar al protagonista con el Santo Job, aquí dejo la transcripción de dicha entrevista:
Matt: Sandy, estoy pidiéndole ayuda. Apelo a su solidaridad y a su caridad. Mary y yo necesitamos dinero para pasar a ‘Miracle’.
Sandy: ¿Cuánto?
M: Quinientos dólares. Sé que es una gran cantidad de dinero pero le doy mi palabra como cristiano de que se lo devolveré.
S: ¿De que tipo?
M: Ehh…. ¿De veinte? Da igual de cuánto sea…
S: No, es reverendo. ¿De que confesión?
M: Episcopaliano.
S: ¿Por qué?
M: Mi padre fue reverendo. Me educaron en la fe pero en mi iglesia acojo todas las creencias.
S: ¿Dónde hizo el seminario?
M: En Conetica.
S: ¿Qué libro prefiere? De la Biblia, ¿Cuál prefiere?
M: EL DE JOB.
S: ¿Cómo se llama la mujer?
M: No se la nombra. Y solo habla una vez. “¿Todavía conservas la integridad? Maldice a Dios y muere”.
S: Espere aquí.
*La parte resaltada en roja es donde se muestra en el diálogo como Matt se siente identificado con Job y además tiene una esposa la cuál al igual que la de Job, solo habla una vez y es para cuestionar a su propio esposo acerca de su creencia en Dios.*
Finalmente, cuando Matt y su esposa consiguen entrar en ‘Miracle’ pese a todas las pruebas y dificultades a las que Satán les ha ido sometiendo al igual que hiciese con Job, el reverendo que ve como el hombre que le robó la pulsera ha fallecido en un accidente de tráfico producido por la invasión de terneros en la carretera (Terneros como representación biblíca de Dios que castiga a quien roba a los demás), tras quitarle la pulsera para dársela a su esposa y renunciar a la que el niño del ladrón le ofrece en la distancia escondido entre los árboles, se topa nuevamente con John (Satán en este capítulo) y le dirá literalmente:

“Mi mujer despertó la primera noche que llegamos a su ciudad. Es la única vez que me ha hablado en más de tres años. Tal vez no tenga forma de probarlo pero pasó y NUNCA LO NEGARÉ. No quiero su pulsera. Mary encontró la suya y ha vuelto donde debe estar y no dudo de que volverá a despertar pronto y cuando lo haga yo volveré y usted y yo charlaremos. Este niño necesita ayuda, su padre ha muerto”.

Matt cerrará esta obra de arte de capítulo lanzando igual mensaje que Job: Jamás abandonará aquello que ama y quiere por más obstáculos que la vida, Satán o quien quiera que sea le interpongan en su camino en un intento por demostrar su debilidad, su falta de paciencia y su escasa fidelidad a Dios.
Y como final, en un acto inconmensurable de amor al prójimo y redención personal acudirá a las afueras del pueblo y reemplazará al pecador al que lanzan objetos en un último gesto de grandeza, y fortaleza para afrontar no solo los envites que la vida o el mal le pueda dar sino también incluso aquellos que la vida les de a los demás.

“QUIERO LIBERARLE. ES MI TURNO”

 

OTRA REFERENCIA RELIGIOSA EN EL CAPÍTULO:

1.  Tanto María como Mary, la esposa de Matt, quedan embarazadas por un milagro.

Sobre Chidarta 15 artículos
Tengo 24 años, me apasiona la lectura, el cine y las series y soy graduado en relaciones laborales y recursos humanos por la universidad de Cádiz.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*