‘Twin Peaks: The Return’, un sinfín de emociones

review twin peaks 2017
The following two tabs change content below.
Graduada en periodismo y con nombre a cargo de Twin Peaks, mi pasión por las series empezó con Lost y HIMYM. De ahí me trasladé a Dunder Mifflin donde pasé los mejores momentos, aunque por las noches debo confesar que sacaba mi oscuro pasajero de la mano de Dexter. Y ahora, me hospedo en el Bates Motel en busca de un nuevo destino apasionante.

¡Qué ganas tenía de que este momento llegara! Parecía que la cuenta atrás nunca terminaría, pero por fin los números se han reducido a cero y tenemos la nueva temporada de Twin Peaks recién salida del horno. Es algo casi indescriptible pues ésta es la serie que me dio nombre. Sí, por aquella época venía yo al mundo y Laura Palmer estaba en boca de todos, así que mi hermano decidió que yo llevara ese nombre para siempre. Y para mí es un honor llevar el nombre de uno de los personajes más icónicos de la historia de la televisión que emitió la ABC, pero que en la nueva tanda viene de la mano de Showtime.

No fue hasta muchos años después cuando pude disfrutar de esta serie a la que debo el nombre, y la verdad es que me encantó. Me dio mucha pena saber que en su tiempo la cancelaron, aunque eso también hace que la vuelta sea mucho más esperada y emocionante. También vi la película, que recomiendo a todo aquel que le guste la serie porque cuenta los últimos días de Laura. La verdad es que estoy ansiosa por este regreso, que sin duda es uno de los más esperados en décadas. Unos 25 años después aquí está Laura Palmer otra vez.

Ese suelo en zigzag con esas cortinas rojas ya ponen los bellos de punta. El agente Dale Cooper aparece en su versión joven con Laura Palmer en aquella maravillosa escena en la que ella le dice que volverán a verse dentro de 25 años. Unas imágenes nos trasladan a una foto de Laura en la que la cabecera aparece con esa fascinante música de fondo que me alegro de que no hayan cambiado porque no puede ser más perfecta.

El agente Cooper vuelve a aparecer en esa realidad extraña, pero en blanco y negro, donde es avisado de que debe recordar el número 430 y a Richard y Linda, para luego desaparecer como un holograma.

Un hombre recibe un cargamento de palas cuando la imagen se traslada al Nueva York actual donde un chico está frente a una enorme máquina que sólo deja de observar para cambiar la memoria de las cámaras que la enfocan. Una joven llamada Tracy le visita, pero éste no puede dejarla entrar, aunque ella intenta ver algo desde su posición, algo que el chico le recrimina. Más tarde, entramos en el Gran Hotel del Norte de Twin Peaks, uno de los escenarios más representativos de la serie. En su despacho encontramos a un mayor Benjamin Horne que parece seguir dirigiendo el negocio mientras su loco hermano Jerry se pasea por allí felizmente.

Un coche llega durante la noche a una casa de madera. De él sale un agente Cooper muy cambiado. Una corta melena y una vestimenta menos elegante muestran a un hombre que parece que ya no es lo que fue. Y que agrede a un hombre sin miramientos. Dentro de la casa se encuentra con Otis. Allí Cooper recoge a un chico y una chica.

Tracy vuelve a ir en busca del joven de Nueva York. En esta ocasión no hay rastro del guarda, así que el chico la deja pasar. Él le cuenta que está allí para pagarse sus estudios y que su trabajo consiste en mirar “la caja” para ver si aparece algo, pues al hombre al que sustituye sí que vio algo. Los dos observan la caja, aunque rápidamente dejan de hacerlo. Unos segundos después, se dan cuenta que está totalmente negra y que una silueta blanca no para de moverse dentro de ella. De repente, da un fuerte golpe en el cristal, Tracy grita y la silueta sale de la caja hacia los dos jóvenes a los que parece estar apuñalando sin que ellos puedan hacer nada.

Buckhorn (Dakota del sur). Una señora llama a la policía para informar de que su vecina lleva unos días desaparecida y que huele muy mal dentro de su casa. La policía encuentra en el apartamento a una mujer con una gran abertura en uno de sus ojos, decapitada y en estado de descomposición.

Margaret Lanterman, la mítica señora que siempre llevaba su leño a cuestas, se pone en contacto con el agente Hawk. Su leño tiene que darle un mensaje, que está relacionado con el agente especial Dale Cooper: “la forma en que lo encontrarás tiene algo que ver con tu legado”. El agente Hawk quiere empezar a investigar todo lo relacionado con la información dada por Margaret (bueno, su leño) con la ayuda de Lucy y Andy.

En el departamento de policía de Buckhorn analizan las huellas encontradas en la escena del crimen, que resultan coincidir con las de Bill Hastings, director del instituto de la zona, al que detienen en su casa. La policía le interroga y éste dice que conoce muy poco a la víctima, pero en su coche encuentran un trozo de piel que podría ser de ella.

¡Guau! Este primer capítulo ha sido un sinfín de emociones al ver a tantos personajes que estuvieron en el origen de la serie. Es genial poder ver cómo están ahora, muchos de ellos ya muy mayores, y comprobar que aún llevan consigo la genialidad de cada uno de sus personajes. Y parece que el universo se amplia y no se queda sólo en la localidad de Twin Peaks, lo que puede darnos más tramas.

Además, este primer capítulo desconcierta un poco porque se abren muchos interrogantes sobre qué está pasando, pero esa es una de las grandes esencias de Twin Peaks, esa rareza que vuelve loca a la mente, pero que es adictiva. Hay cosas que pueden ayudar a intuir qué es lo que está pasando. Si viste el final de la serie en 1991 con ese momento del agente Cooper frente al espejo, creo que algo podrás relacionar. Y si no lo has visto, corre porque te estás perdiendo una serie de culto con letras mayúsculas.

Lynch parece que vuelve a por todas y con el objetivo de deleitarnos con una nueva genialidad que no va a dejar a nadie indiferente. Eso sí, he echado de menos esas sintonías (excepto la de la cabecera) que hacían de la serie algo más que una serie. Estoy deseando ver ya el siguiente capítulo para ver si conseguimos ir haciendo el puzle o si nos dan más piezas que no sabemos dónde encajar gracias a la cabecita del gran David Lynch.

Sobre Laura Pérez 24 artículos
Graduada en periodismo y con nombre a cargo de Twin Peaks, mi pasión por las series empezó con Lost y HIMYM. De ahí me trasladé a Dunder Mifflin donde pasé los mejores momentos, aunque por las noches debo confesar que sacaba mi oscuro pasajero de la mano de Dexter. Y ahora, me hospedo en el Bates Motel en busca de un nuevo destino apasionante.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*